La Navidad no pasa indiferente para nadie y menos esta de 2020.

 ¿Eres de los que adora la Navidad o de los que la odian?

Si eres de los primeros, puedes tener creencias religiosas que potencia la trascencendencia de estos días; y si no las tienes, esperas reencontrarte con tus seres queridos: tu hermano expatriado, tu hijo de Erasmus, tu sobrina que viene con su pequeño o tu abuela (a los que algunos sólo ves una vez al año).

Son fechas inaplazables: Nochebuena, Navidad, Fin de Año, Año nuevo y Reyes. La Navidad es una fiesta de creyentes y no creyentes, son días relacionados con la unión familiar, la alegría y el reencuentro. Pero hay otras Navidades que tienen una connotación menos fraterna y que viven muchas personas que viven en soledad, con problemas familiares o sentimientos dolorosos que les impide respirar con tranquilidad.  

Esta Navidad, tanto si eres de los que aman estos días o de los que la odian, tendrás que tener un criterio claro, personal y responsable de con quien reunirte, cómo y cuándo.  Porque no vamos a poder ver a muchos de los familiares o amigas que queríamos abrazar y disfrutar de sus relatos.  

Si estas leyendo estas palabras, eres de los afortunados que continuas con vida tras la devastadora propagación del Covid-19.  Sé que hay miedo al contagio, pero es momento de diferenciar las cosas de las que ocuparte y las que “dejar estar”, las que no puedes cambiar. En tu mano está controlar el número de personas con quien reunirte, cuando utilizar la mascarilla o la frecuencia del lavado de manos. Pero no está en tu mano controlar la carga vírica y su propagación por el mundo.

Se nos pide que, entre los familiares más cercanos y algún allegado, no reunamos nunca a más de 10 personas. No es un número al azar, es el número que determina la probabilidad de estar con dos entornos burbuja: personas que conviven habitualmente, para controlar la propagación del virus en tu entorno.

Qué es la ansiedad

El autocontrol será nuestro salvoconducto para no caer en una “tercera ola”.

Autocontrol para identificar a las personas vulnerables en tener complicaciones de un posible contagio (como por ejemplo los ancianos); a las personas vulnerables de ser los portadores ocultos del virus (como es el caso de los adolescentes); y evitar que se junten.

Autocontrol para luchar contra el sentimiento de culpabilidad por no estar con parte de la familia que por su elevada edad o por ser personas de riesgo, y no exponerle al contagio.

Autocontrol para no abrazar y acariciar a ese padre, esa abuela, ese hijo o ese nieto por quien suspiras cada noche.

Qué es la ansiedad

¿Necesitas ayuda profesional?

Autocontrol para no poner aperitivos compartidos, evitar tocar la comida que no comeremos, o no comer comida tocada con otras manos.

Es momento de vivir el aquí y ahora. De crear emociones positivas en cada burbuja en la que celebres los días de Navidad. Busca sorpresas agradables: un villancico dedicado, una dedicatoria, un poema o un dibujo.

Comparte tu risa para pulverizar la ansiedad y el miedo. Ríete de ti y del mundo.

Y recuerda que sacrificaremos el reencuentro familiar este año por el bienestar futuro.

Qué es la ansiedad

El año que viene viviremos momentos de reencuentros entre canciones y regalos, con las preguntas de siempre ¿que haces este año?, ¿tienes novio?, ¿Cómo lo llevas? … y recordaremos que en las Navidades 2020 desarrollamos un criterio personal y solidario.

 

Campaña Coronavirus #ElMejorRegaloEsCuidarnos

Más información sobre la campaña:

https://www.mscbs.gob.es/campannas/campanas20/ElMejorRegaloEsCuidarnos.htm

 

Autor

Psicóloga Sanitaria y Educativa
Especialista en psicoterapia (EFPA)
Nº Col. M-17272

¿QUIERES QUE TE AYUDEMOS?

Entra aquí y un profesional se conectará contigo para ayudarte.